Dulce María Hernández Castillo


 

Dulce es mi hermana, mi amiga y mi paciente, quién me demostró tanto a mí como a toda mi familia que después de diversos intentos siempre hay un momento decisivo en el que cuando se quiere uno mismo encuentra la fuerza de voluntad para lograr su mejor versión y ella lo ha logrado. Ahora es otra mujer, mucho más contenta y más cómoda consigo misma, quién su estilo de vida nada estable y con cambios constantes no fueron impedimento para lograr su meta.

 

 

Dulce  AD

Felicidades Dulce!  Inspiraste prácticamente a toda nuestra familia a cuidarse y a ser más sanos

Si te agradó o te pareció interesante ¡No olvides compartir!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on VK

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *