¿Por qué no bajo de peso? La pregunta del millón.


Basculanl

Ésta pregunta se puede convertir en una verdadera pesadilla cuando decides comenzar a cuidarte y seguir un plan de alimentación, ya que en ocasiones sucede que te portas bien, estás motivado y todo va “perfecto” sin embargo, un día te pesas como de costumbre y de la nada la báscula simplemente no se mueve; tu reacción puede ir desde preocupación, frustración, hasta incluso tristeza al no ver los resultados esperados, y lo primero que se te viene a la mente es ¿POR QUE? Si hice todo bien.

Es muy importante ante estos casos mantener la calma, no perder la motivación y  no arriesgarte a dejar ir todo lo que ya ganaste. Este trayecto es largo e incluye momentos dónde aunque parezca imposible lo importante es no rendirse.

Una vez recuperada la calma podemos comenzar a analizar lo que está pasando, en general hay muchos factores por los que una persona puede dejar de perder peso y no significa que padezcas una enfermedad y mucho menos implica que siempre será así, por ello es importante revisar bien todos los factores que pueden estar interviniendo.


CAUSAS PRINCIPALES.

  • Efecto Rebote. Si en el pasado has subido y bajado de peso de manera frecuente y con métodos inadecuados, mejor ten cuidado, ya que dichos cambios de peso constantes generan una disminución en el gasto energético corporal volviéndolo ahorrativo, esto quiere decir que aunque decidas comer muy poco para bajar de peso, para tu cuerpo esas kilocalorías serán necesarias para mantener sus funciones vitales y tratará de ahorrarlas como reserva de energía (la grasa corporal es una de ellas)


  • Es más importante la composición corporal. Cuando comienzas un plan de alimentación normalmente lo primero que haces es disminuir el consumo de kilocalorías diarias bajo la creencia de que así el cuerpo obtendrá energía a partir de las reservas que se encuentran en el tejido adiposo y bajará la grasa.

Lo que en realidad sucede es que el cuerpo tomará primero la energía de reserva del músculo y liberará agua, si la dieta es desequilibrada comenzaras a perder músculo,  por lo tanto si bajas por decir 3 kilos, la mayor parte de esa pérdida habrá sido de agua, músculo y un mínimo de grasa corporal.

LO IMPORTANTE ES PERDER GRASA NO MASA MUSCULAR.


  • Retención de líquidos. En ocasiones no es pretexto, es una realidad, sobre todo en las mujeres durante su periodo menstrual, donde se han registrado incrementos de hasta 1.5kg.

Lo importante es diferenciar que ese aumento de peso es por agua y no por grasa corporal, una vez corregida la retención de líquidos esos kg extras se perderán. Muchas personas son propensas a retener líquidos, por ejemplo cuando consumen alimentos con mucho sodio, toman poca agua, padecen estreñimiento o consumen bebidas alcohólicas días antes del pesaje.


  • Sé más cuidadoso en tu dieta. En ocasiones nos confiamos, tal vez la primera vez que comenzaste tu plan de alimentación recuerdas haber consumido algunos alimentos extras al menú y aun así en esos momentos bajaste de peso, eso no es garantía de que siempre será así mejor no te confíes y cuida un poco más la cantidad y sobretodo la calidad de los alimentos que consumes.


  • Incrementa tu gasto de energía. No se trata de disminuir las kilocalorías en tu dieta cada vez más y morir de hambre, de hecho, el empezar el tratamiento con dietas muy restringidas en calorías también disminuye el metabolismo basal y bajar de peso se vuelve más difícil.

La clave está en la energía y equilibrio de tus alimentos, procura gastar más kilocalorías de las que consumes, de esta forma tu organismo comenzará a utilizar las reservas de energía y comenzará a bajar nuevamente. Para lograr esto será necesario darle un pequeño empujón, la única y mejor manera es realizando actividad física.


  • Modifica los alimentos en tu dieta. Si ya llevas tiempo desde que comenzaste y estás siguiendo exactamente el mismo plan de alimentación desde el primer instante, es muy probable que mantengas tu peso sin problema más no lo seguirás perdiendo, te recomiendo incluir alimentos nuevos, preparaciones distintas y siempre mejorar la calidad de los mismos. Recuerda que para eso estamos los profesionales en nutrición, para ayudarte con los cambios necesarios en esta lucha para perder peso, somos tus aliados en esta batalla en la que buscamos tú seas siempre el ganador.


  • Escribe un diario de alimentos. Se honesto contigo mismo, puede que te estés pasando sin darte cuenta y no me refiero precisamente a un pastel, pero si tal vez en porciones más grandes de los alimentos incluidos en tu plan, inténtalo y compáralo con las indicaciones originales, tal vez detectes algún exceso, insisto no te confíes.


La regla número uno de éste proceso es: NO TE DESESPERES, los cambios llegan, ya sea en tu ropa o en la báscula (de manera eventual) pero créeme, no te quedarás así por siempre.

La segunda regla es: NO TE RINDAS, no botes todo lo que ya ganaste, recuerda que LA PELEA CON LA BÁSCULA ES A LARGO PLAZO y se requiere esfuerzo, sacrificio, paciencia y mucha dedicación.

 

¡No te compares con nadie! Enfócate en ti y en lo que estás logrando.

 

 

Si te agradó o te pareció interesante ¡No olvides compartir!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on VK

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *